miércoles, 17 de junio de 2015

PATATAS CON SALCHICHAS ALEMANAS


He vivido casi toda mi vida rodeada de montañas. Detrás de mi casa ya no había ninguna casa más, sólo monte y montañas. La vegetación estaba muy presente y aunque el color verde era lo que primaba, los árboles, las flores y las plantas, nos marcaban muy bien las estaciones. Aún recuerdo los restos de piñas totalmente roídas por las ardillas, cuyo vuelo de árbol a árbol siempre me ha fascinado. El crujido de la pinocha seca (las hojas de los pinos) bajo mis pies que inundaba toda la calle como si de una alfombra se tratase y me encantaba pisar. Recoger madroños o unas pequeñas bayas rojas con sabor a manzana que todo el mundo decía que no eran comestibles (yo comí cientos de ellas y aún estoy aquí, o era inmune o estoy así de loca gracias a ellas).





Otra cosa que recogíamos sin ningún problema era el romero. Sólo teníamos que subir una pequeña cuesta al lado de mi casa, donde había unos tendederos como los de las películas italianas en blanco y negro, donde tendíamos mi vecina y yo nuestras sábanas y a la vez recogíamos romero de la propia mata para la comida. El olor era increíble.
El lugar donde vivía, menos por el clima, bien podía ser uno de esos pueblos tiroleses ubicado entre montañas. Supongo que allí no tendrán algo tan nuestro como el romero, así que yo voy a fusionar este plato de patatas nuevas con unas salchichas alemanas bien aderezadas de sal, pimienta y romero, cómo no.


                                                          Un pueblo entre montañas


                                                              Nuestra iglesia


                          La casa de al lado a la mía (de donde comía las bayas mortíferas)

Y tú, querida Concha Cabello, siempre podrás cambiar el romero por alguna otra planta aromática, ya sea cogido de la propia mata o no. Que ya se, que ya se, ¡¡no te gusta el romero y yo venga a poner todo con romero!! 

INGREDIENTES: 4 personas  DIFICULTAD: Fácil  PREPARACIÓN: 10 min.  COCCIÓN: 40 min.

-1 Kg 200 gr de patatitas nuevas
-2 ó 3 dientes de ajos grandes
-4 salchichas alemanas ahumadas
-1 ó 2 ramitas de romero fresco
-sal y pimienta
-aceite de oliva

1. Lavar bien bajo el grifo frotando las patatas nuevas. Poner en una olla con agua y abundante sal (sin pelar) y hervir durante 15-20 minutos según el tamaño. Tienen que quedar aún un poco duras. Quitar del fuego y refrescar con agua fría para poder manipularlas. Escurrir.


2. Partir las patatas y cortarlas en disco regulares (no muy finos para que no se rompan). Si os molesta la piel, podéis retirarla. 



3. Poner un buen chorro de aceite en una sartén amplia. Pelar los ajos y dorar en el aceite. Cuando estén dorados, retirar los dientes de ajo.


4. Echar las patatas en el aceite donde se han dorado los dientes de ajo. Dorar a fuego fuerte durante unos minutos dando la vuelta con una espátula con cuidado de que no se rompan las patatas. Mientras tanto, cortar las salchichas en rodajas .



5. Añadir las salchichas a las patatas. Espolvorear con sal  pimienta y el romero picado al gusto. Seguir removiendo con cuidado hasta que las patatas estén tiernas y doradas. Servir enseguida. Si os gustan los ajos servir con las patatas.











63 comentarios:

  1. Hola Isabel, me encanta como empiezas esta publicación, lastima que vivimos lejos una de la otra, por un momento pensé que eras mi vecina sabes yo también he vivido como tu en la montaña a pesar de ser de ciudad, pasábamos todos los fines de semana y todos los días festivos del año en la torre de fin de semana que tenían mis padres y de hecho vive allí mi padre ahora y yo estoy a menos de cinco minutos de reloj de su casa a la mía y ademas debajo de la suya esta mi torre con mi famoso huerto, no sabia que a concha no le gustaba el romero vaya pues a mi me encanta y como tu lo corto y lo hecho al plato me encanta la receta que nos traes hoy y lo mejor de todo es que a mi hija le va a encantar porque con lo mala que es para las comidas esto me lo pedirá mas de una vez, y si no ya te lo diré.Por cierto me ha encantado las fotografías de tu pueblo!!
    Un beso preciosa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola Raquel!! Qué maravilla, tener todas las comodidades de la ciudad y a la vez estar tan cerca de la montaña junto con todos los privilegios que esta conlleva, como poder tener un huerto. Donde vivo ahora, tiene las ventajas de los pueblos, pero es muy diferente a este lugar que hoy os muestro y donde afortunadamente crecí. Me alegro que te hayan gustado las fotos, realmente era un pueblo idílico. Y sí, a Concha no le gusta el romero, ja, ja, pero como ella es muy "apañá", pronto cambia la receta y la mejora. Besitos.

      Eliminar
  2. Una receta deliciosa, ademas parece muy sencilla. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Es sencillísima!! Y las patatas quedan muy ricas cocinadas de esta manera. Besitos y gracias.

      Eliminar
  3. Yo hago estas patatas prácticamente igual, pero en el horno, estoy pensando en añadirle las salchichas y tendría un plato muy parecido y de lo más rico y no te digo mis hijos y marido lo que iban a disfrutar.
    Las fotos de tu pueblo me han encantado, mira que me considero afortunada por vivir cerca del mar, pero un lugar como ese merece la pena y mucho.
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola Lola!! Las patatas al horno es que están buenísimas. De esta manera también están muy, muy ricas, porque están medio cocidas y luego salteadas con el aceite de oliva y están, ummm, para chuparse los dedos. Aunque no se le pongan las salchichas, merecen la pena cocinar así las patatas.
      Yo soy más de monte que de mar, pero vivir cerca del mar, tiene que ser una pasada. Besitos y gracias.

      Eliminar
  4. Que rico Isa!!, me encanta el romero y cuando se tiene la suerte de poder salir y cortarlo de la mata en el momento justo para cocinar, todavía mejor. Hasta hace unas semanas tenía un arbusto de romero en el patio, pero se secó y ahora me tengo que conformar con el de bote. Las fotos de tu pueblo entre montañas son preciosas, unas vistas fascinantes. Yo nunca tuve (ni tengo) vistas así. Recuerdo que de pequeña, cuando ibamos al entonces pequeño pueblo de Durcal (en Granada) a visitar a la familia en vacaciones, no entendía como podía llamarse pueblo a un lugar cargado de cuestas y con las casas escondidas entre árboles. He crecido en pleno valle del Guadalquivir, ni una cuesta, ni un monte, ni nada parecido a un bosque. Solo llanuras eternas que van cambiando de color conforme se cultiva el arroz, y para rematar, en vacaciones, casi siempre a la playa, cuando era niña y ahora, no hay paisaje que me guste más que la amplitud del mar abierto, las gaviotas en la arena y las largas puestas de sol sobre el agua. Tal vez por todo eso, admiro tanto esos lugares verdes, boscosos y cargados de pendientes, con montes más allá de donde se pierde la vista y en los que un día, cuando contemos con más de 1 semana de vacaciones nos encantaría recorrer con paciencia, saboreando los olores y colores que a ti te resultan tan familiares. Un beso!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola Noelia!! Antes tampoco valoraba mucho el lugar donde vivía, porque para mi era tan cotidiano aquello, que ya sabes, la rutina llega a aburrir. Pero con el paso del tiempo y al vivir en otros lugares, me di cuenta, que afortunadamente viví en un paraíso. Supongo, que con el tiempo, también verás el lugar donde vives de la misma manera. Besitos y gracias.

      Eliminar
  5. Hola Isabel!! Qué maravilla de pueblo es todo un lujo poder estar en pleno contacto con la naturaleza!! Qué maravilla de receta, de fotos y de todoooooo...!!! me encanta el romero y lo utilizo tanto en carnes como en pescado y en la paella nunca falta ese toque de romero. El plato es espectacular como todo lo que sale de tu cocina, babeando me quedo al ver esta delicia de receta, besotes

    Elena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Muchísimas gracias, Elena!! Por aquí es muy típico poner romero a la paella, es algo muy valenciano, pero ya veo que allí en Extremadura también lo hacéis a pesar de estar de punta a punta. Yo también pongo romero a las sardinas cuando las aso, así sí que huelen bien, ja, ja. Es un condimento muy nuestro y como tú dices, va genial tanto a carne como a pescado. Besitos.

      Eliminar
    2. Hola de nuevo Isabel!!! mi marido tiene familia en Valencia y el añadir ramita de romero a la paella lo aprendí allí en Valencia!!! por cierto mi siguiente receta es una paella con romero, pero no sé cuando podré publicarla porque menuda semanita que llevo y continúo igual de estresada, bueno que no me enrollo más!!! me encanta tu receta y ten por seguro que la haré, besotes

      Elena

      Eliminar
  6. Isabel Gracias por tu plato, me lo pienso comer entero, con el romero y todo aunque no me guste, je, je, je...
    No te puedes imaginar el vuelco que me ha dado el corazón, de la alegría que me ha dado verme aquí contigo, ojalá pudiéramos encontrarnos alguna vez, pues te siento tan algo mío, como si nos conociéramos de toda la vida.
    ¡¡¡Que feliz me siento!!!, precisamente en estos días que no estoy pasando por uno de mis mejores momentos, encontrarme con una sorpresa tan agradablemente deliciosa, es que no tiene precio.
    Me ha encantado conocer tu pueblo, que aunque seguro habrá cambiado algo a como era cuando tu vivías allí, seguro que sigue manteniendo ese encanto con tanta vegetación y arboles frondosos.
    El plato perfecto, que también me ha hecho recordar mi viaje al Tirol, donde nos pusimos de salchichas y patatas hasta el sombrero, de lo buenas que están.
    De nuevo mil gracias, preciosa mía, por tan agradable sorpresa, no sabes cuanto te agradezco que me hayas levantado el animo, aunque me hayas hecho soltar también alguna lagrimilla de la emoción, ja, ja, ja...(es que estoy un poco sensiblilla).
    Por supuesto que me llevo tu post a mi casa, veré que hacer con él, se me están viniendo algunas ideas, ja, ja, ja...ya sabes que no tengo remedio, es mío desde ya, ja, ja, ja...
    ¡¡¡Mil besos achuchaos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola Concha!! Pues si te he levantado el ánimo, con eso estoy más que contenta. Espero que los malos momentos pasen pronto, pero es que cuando vienen, jo, o no vienen solos o tardan una eternidad en irse. Así que ¡¡arriba ese ánimo!! Oye, y qué guay, entonces has estado en el Tirol, ¡¡comiendo salchichas y patatas!! (sin romero, claro). Por lo menos te he recordado ese viaje que seguro fue magnífico.
      Este es el pueblo donde crecí, y las fotos son actuales, concretamente de finales de verano o principios de otoño, cuando hice las fotos de la Hospedería para la receta de donuts de calabaza horneados. Me di una vuelta sin problemas por el pueblo (no vive nadie en la actualidad, solo para verano o fines de semana con buen tiempo). Ahora ya no hay a penas flores, antes tenía unos jardines preciosos y estaba todo muy bien cuidado. ¡¡Me alegro que te haya gustado!!
      Te mando toda la energía del mundo, Concha, muchos besos y apretujones. Besitos y gracias siempre, siempre, a ti.

      Eliminar
  7. ¡Qué lugar tan bonito para vivir Isabel! Se respira tranquilidad y vida pura, de la que no agobia. Yo también vivo en un pueblo, pero el romero no lo tengo al salir de casa (bueno, en los parterres del barrio de mis padres sí que hay romero, pero no lo suelo coger ji ji ji) pero sí que puedo salir tranquilamente al campo y buscarlo.

    Estoy segura de que Concha sabrá perdonarte que estas patatas con salchichas lleven romero, yo lo haría porque aunque a través de la pantalla no se puede oler te prometo que mirando las fotos casi he notado el olor de este maravilloso plato. Prometer que lo haré en casa sobra. Con recetas así es más que evidente que se van a preparar en más de una casa de los que cada semana venimos ilusionados los miércoles a ver con qué nos sorprendes

    Feliz semana. Por cierto ¿tú en nada estarás de vacaciones no? ¡Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Ay Cuca, sí, no me queda nada para las vacaciones!! El sábado es mi último día de este curso y vendré incluso antes que otras veces!! ¡¡Qué ganas!! Luego, cuando llega septiembre y todo el mundo empieza con la vendimia ya tengo ganas de empezar porque ya me aburro. ¡¡Pero hasta entonces queda muuuucho!! ¡¡Me alegro que te haya gustado el pueblo, mi receta, todo!! ¡¡Gracias!! Besitos.

      Eliminar
  8. Me gusta mucho la sencillez de la receta y lo rica que tiene que estar a mi me encanta el campo los olores a romero y tomillo llevo años viviendo en el y la tranquilidad que se siente no la cambio por nada un besito guapa �� �� ��

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Gracias Nati!! Pero no te escaquees, no, ¡¡nos debes una receta por lo menos de tu blog!! Venga, anímate y prepara algo rico para publicar, que estamos todos deseando. Besitos.

      Eliminar
    2. Mi piacciono moltissimo le patate in tutte le salse, e le tue hanno un aspetto invitante e delizioso!
      Un forte abbraccio;))

      Eliminar
  9. Pues sí, desde la habitación del albergue te escribo. Yo conocía ya tu pueblo y es todo un lujo poder tener esas vistas y el contacto directo con la naturaleza.
    Este plato tan sencillo y lo rico que queda ¿verdad?, a mi las salchichas con mostaza y kétchup me chiflan, pero como las has preparado, seguro que también. A mí sí que me gusta el romero y el tomillo es que le pongo a casi todas las carnes, hasta me hago infusiones, figurate...
    Un plato rico y fácil de preparar.
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola Sil!! Esta mañana cuando te he escrito el whatsapp aún no había visto tu comentario en mi blog. ¡¡Muchísimas gracias!! Por haber hecho un alto en el camino (nunca mejor dicho), para entrar en mi blog y comentar. Venga, ánimo, tú puedes y luego vas a tener que contarme muuuuchas cosas. Besitos.

      Eliminar
  10. Isabel que pueblo más bonito e idílico,me encantaría conocerlo,aunque a tí más.
    Quiero cuando pase el verano darme un viaje para arriba,me puedes decir su nombre para anotarlo y si residimos ir por la zona ,llamarte y que me sirvas de guía.......menuda suerte!!!!!
    jajaja,ya te ire contando
    En cuanto al plato me ha encantado,sencillo ,aromático y lleno de sabor......Hay algo más ?
    Besitos cariño !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola Victoria!! ¡¡Me encantaría que vinieras!! Hasta finales de septiembre y octubre no empiezo a trabajar, así que si te animas aquí estaré. Con muchísimo gusto te haré de guía y lo que necesites, aquí tienes tu casa. Ya verás como te va a encantar. ¡¡Venga, animate!! Mi correo es rescalvo7@gmail.com

      Eliminar
  11. Precioso pueblo, el disfrutar de las montañas, de la naturaleza no tiene precio, lastima que en casa son de ciudad, si fuera por mi ya estaría aun que sea en una tienda de campaña en medio de las montañas disfrutando de la naturaleza.
    El plato de hoy sencillo pero como me gusta ami, bien gustoso y apetecible. Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola María!! Yo la ciudad, sólo para un rato, pero entiendo perfectamente a los que son urbanitas, no lo cambian por nada. Me alegro que te haya gustado la receta. Besitos y gracias por la visita.

      Eliminar
  12. Hola Isabel. Al comenzar a leer tu entrada has hecho que me sonría ya que parecía que estaba viendo a Heidi jj, ahora esos dibujos los están reponiendo pero en formato ordenador jj. Un paisaje precioso el que nos muestras y debe ser una delicia vivir en ese lugar aunque por lo que dices cuando hace frío se debe notar y mucho jj, bueno igual que como en Heidi jj. Esas bayas que dices creo que cuando era joven, ya casi ni me acuerdo jj, cuando salíamos los amigos a recorrer el campo las cogíamos, no sé si serán las mismas, en Granada se conocían como acerolas jj y tenían un sabor un tanto ácido y que estaba delicioso. No debían ser malas de comer cuando aquí también estoy jj, eso suponiendo que se trataran de las mismas bayas.
    En cuanto a estas patatas no se puede decir otra cosa más que con su sencillez y con esa mezcla de sabores hacen una unión estupenda y un plato con sabor y de auténtico lujo, tal como los que siempre pones. ¿Tus deliciosas recetas serán fruto de comer esas bayas? creo que no, en mi modesta opinión tú lo llevas impreso en tus genes.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola Juan!! Pues este pueblo no hacía mucho frío, más bien todo lo contrario, hay una especie de microclima que los inviernos los hace algo más suaves y en verano un poco más refrescantes. Tal vez sea por lo recubierto que está entre los árboles. Nevaba pocas veces, pero cuando lo hacía aquello era una maravilla, el pueblo quedaba como los de una postal navideña. Las vayas que te digo eran de unas plantas que había por el pueblo en los jardines de los chalets continuos a mi casa y no eran ácidas, sino más bien dulzonas, eran como una manzana pero del tamaño de un arándano rojo o incluso algo más pequeña. No las he visto en otros lugares. ¡¡Y estaban buenísimas!! Tampoco sé como se llamaban.
      Yo creo que sí, que estos platos que hago son bajo la influencia que un día me hicieron estas vayas, ja, ja. Besitos y gracias por todo, Juan.

      Eliminar
  13. Yo sigo opinando que no hay nada como vivir en un pueblo...y que debería ser obligatorio que los niños se criasen en los pueblos (ya sé que más de uno me tildará de loca, pero no me importa, yo también comí de esas bayas rojas). Cuando vivíamos en Perú mi hija llevaba de "lonche" salchipapas al cole, que eran más menos papas fritas con salchichas (sin romero es sí). Pues a Concha le ponemos tomillo en vez de romero, que seguro que también le "pega" a este fabuloso plato. Ahora que me has enseñado tu pueblo...Ya sé dónde buscarte!!! Un enorme abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola Sonsoles!! Yo también pienso que los niños de ciudad deberían saber cómo es la vida en los pueblos. Este pueblo es el pueblo de mi infancia y adolescencia, no es donde vivo ahora, pero están cerca, así que puedes encontrarme en el de ahora, que yo gustosamente te invito a visitar este igualmente. Besitos.

      Eliminar
  14. Hola Isabel, que suerte vivir en sitio tan bonito y con tanta vegetación, tener la naturaleza al lado es especial. Respecto al romero yo tengo una plata en lo jardín y lo uso un montón, hago patatas asadas con hierbas aromáticas, se lo pongo al pollo, hasta una rama a la paella cuando esta reposando... Le da un toque especial a todos los platos :)
    Buena semana, besos. Ángela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola Angela!! Alguna vez que vayas al pueblo de tu marido tenéis que hacer una escapada a mi antiguo pueblo. Es en el pantano de Contreras, mucha gente ni sabe que allí hay un poblado. En la entrada pone restringido el paso, pero se puede pasar sin ningún problema. Te encantará, ya lo verás. Ahora, como han cortado la autovía dirección Madrid, casi se pasa por el lado y es más fácil poder ir a él sin desviarse de la autovía. ¡¡Apúntalo para este verano!! Y siempre podrás llamarme para que te lo enseñe. Besitos.

      Eliminar
  15. Yo al contrario que Concha, todo el romero para mí qué me gusta!!Lo huelo desde aquí!1 parece que las blogueras desarrollamos un sentido que no tienen los demás y es que sin querer y sin saberlo hacemos felices a nuestros amigos blogueros justo en el momento que lo necesitan. Te aseguro que hoy Concha estaba contentísima y agradecida. Ella es un sol de la que presumo tener como amiga y tú lo eres igual!!un beso cariño y mil gracias por compartir estas fotos tan bonitas!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola Elisa!! No sabía que Concha estaba un poco plof, y me he alegrado muchísimo que por un momento se le ha olvidado su bajón. ¡¡Y eso que no le gusta el romero!! la verdad es que es un placer tener de amiga a Concha, es una persona excepcional. Y tú, Elisa, otra persona que me ha encantado conocer, aunque sea virtualmente. ¡¡Gracias a todas!! Besitos.

      Eliminar
    2. Gracias guapas!!!...aun después de haber pasado un día, sigo releyendo y me seguía emocionando, con cada palabra, se me hace un nudo en la garganta, que hace que me piquen los ojos y la pantalla se vuelva un poquito borrosa, ¡Ay!...así da gusto tener amigas como vosotras, es un verdadero lujo, me levantáis la moral, el animo, y me curáis todito lo incurable, ja, ja, ja...Besitos a ti Isabel por hacer las cosas tan ricas, y a ti Elisa, por ser la number one!!!

      Eliminar
  16. Me a gustado mucho tu post lleno de recuerdos que lo plasmas estupendamente como estas patatas con salchichas alemanas que se ven muy ricas.,Bssss

    ResponderEliminar
  17. Hola Isabel, que bonito post , me ha encantado conocer tu pueblo y los tendal es de ropa me ha recordado a mi infancia pues en mi casa también se tendía detrás que había campo no se si también habría romero pues yo era muy pequeña entonces para fijarme , tu pueblo maravilloso y esta receta espectacular, una gozada de sabor , lo tengo que probar que se que nos va ha gustar.
    Un besito enorme y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola Manoli!! Lo de tender en cuerdas fuera es que parece de la España profunda, ja, ja, y sin embargo, nosotros lo hacíamos en los ochenta, tampoco ha pasado tanto, ¿no?. Me alegro que te haya gustado tanto el pueblo como la receta. Besitos.

      Eliminar
  18. Te estaba leyendo y me parecía ver a Heidi y Pedro por el salón de casa,jajajaja. Lo de poder vivir en mitad del verde es un privilegio, mi casa en España también tiene al lado el campo y no lo cambio por nada, que poco urbanita soy, me ha hecho gracia lo de las bayas porque yo tambien las comía...creo que morí varias veces y resucité, a lo mejor soy un gato,jajajaja
    Y de la receta no te digo ná y te digo tó , es salada, así que estoy salivando y las patatas nuevas me gustan con todo y estas con el toque de romero me las comía en el desayuno
    Cierro el chiringo pero nos vemos a la vuelta,eh? Disfruta el verano Isabel
    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, yo era la Heidi rubia. Bueno, allí no había cabras ni ovejas, pero sí todo tipo de insectos y gatos, si eso vale. Perros, poco, la verdad, allí reinaban los gatos. Yo también soy poco urbanita, la ciudad para comprar y poco más.
      Y mira, hoy te despido con una receta salada, para que veas. Así coges las vacaciones muy saladamente. ¡¡Disfruta!! Nos vemos a la vuelta. Besitos.

      Eliminar
  19. Buenos días Isabel, no se dónde elegir, si la receta que es muy fácil, las fotografías o la descripción que haces de etapas pasadas de tu vida. Ésto último, donde hablas de madroños y acerolas me aproxima a ti. a mis hijos les encanta y son perfectamente comestibles. Nosotros las consumimos directamente del árbol, pero te diré que se está comercializando y su precio no es precisamente económico. Bstes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola Emma!! Ya he visto madroños en almíbar, las vayas que te digo todavía no, bueno supuestamente no son comestibles, ja, ja, o por lo menos eso me decía todo el mundo. Me alegro que te haya gustado. ¡¡Gracias!! Besitos.

      Eliminar
  20. Isabel vivo tan despreocupada de la vida que ya no se ni en día vivo y ayer olvide por completo que era miércoles (hasta altas horas de la noche) y tocaba nueva receta en CAKES para ti, así de feliz soy. Jajajaja

    Que hermoso donde viviste, hermosos recuerdos debes tener de este lugar tan bello. Y debo decir que las montañas es mi tipo de lugar lo prefiero por encima de la playa. Sería feliz vacacionando ahí. Suerte la tuya que viviste rodeado de paisajes naturales y únicos.

    Me ha dado tanta risa lo de las bayas, gracias al cielo que no te paso "nada", jajaja.
    Como ya se han entrado los días de calor mi romero se estaba secando un poquitín, pero mi esposo lo cambio de lugar para que le diera sombra y ya va reverdeciendo y creciendo de nuevo. Pero ahorita no lo quiero ni tocar, hasta que este resistente de nuevo, en cuanto pueda cortar un poco, por supuesto que hago la receta, de estas son las que mi esposo le encantan, y más si es acompañado de una cerveza bien helada.


    ¡Un abrazo y beso grande!
    Por cierto ya viste mi adaptación de los bizcochitos?

    ResponderEliminar
  21. no hay nada como vivir en el campo, o al menos mitad y mitad ,yo tengo lo bueno de los dos ,me encanta el plato que has preparado Isabel,con el toque de romero ...ideal
    besitos

    ResponderEliminar
  22. Que plato más rico y sencillo de hacer!!! Un besooo

    ResponderEliminar
  23. Hola guapísima !!!
    Hoy me llevaba tu receta entera, eso si, yo como Concha....sin romero. Hace años tenía un familiar que se lo ponía a todo, y una vez me pillé una indigestión tremenda y único sabor que tenía en mente era el dichoso romero jaja. Así que para verlo en el campo, vale pero en mis ollas no entra. Pero lo cambio rápido por otra cosita, no te preocupes que el plato lo merece.
    Qué bonita presentación Isabel, y encima esta receta te ha servido para levantar ánimos por lo que he leído, si es totalmente redonda.
    Pocos días ya para terminar, y después de vacaciones al pueblo, ay que ver lo bien que se lo pasan los crios en los pueblos y la tranquilidad de los padres de poderlos dejar "trotar" a sus anchas jaja
    Me ha encantado todo, besotes gordos mi niña, feliz semana.

    ResponderEliminar
  24. ¡Qué plato más sencillo y a la vez delicioso! Tal vez me anime con él, que tengo unas salchichas en la despensa made in...lo mismo que las tuyas. El romero, sin abusar, para mi.
    Me alegro mucho, Isabel, de que vivas para contarlo No te he contado, que no ha habido flor o hierba a mi alcance, comestible o no, que no haya probado en mi infancia y adolescencia, con plena consciencia incluso de su veneno, digo yo que lo mismo esto pasa factura y ahora me salen las goteras, jajaja ¡espero que no! Besitos.

    ResponderEliminar
  25. Uma sugestão simples e deliciosa que iria fazer as delícias ca de casa. Beijos

    ResponderEliminar
  26. Qué suerte haber crecido en un bonito pueblo así de tranquilo y viendo tanta vegetación hasta por la ventana...y yo aquí en los madriles entre el agobio de tanta gente con prisas y la contaminación! argg Pero bueno, me consolaré tomando este plato tan rico que has hecho, que repone a cualquiera sólo con verlo y sentir el olor a romero, asi que ya comerlo..qué delicia!!
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  27. Olá Isabel,

    que imagens tão lindas, com locais acolhedores.
    É tão bom viver em locais com espaços verdes, por acaso eu tenho essa sorte, para além disso tenho praia e rio bem perto de mim.
    E por falar em praia desejo te uma boas férias, descansa muito :)
    Esta sugestão com essas batatas está com um ar muito bom, uma refeição das boas e que todos iam gostar e nada complicada que boa.

    beijinhos

    ResponderEliminar
  28. Hola Isabel!! pues a mi me encanta el romero y me encanta más que hayas versionado este plato tan norteño con algo tan mediterráneo, la ramita de romero es un clásico!! Todo tiene una pinta estupenda... no se porque me imaginava que las patatas con frankfurt iban bañadas con una salsa de mayonesa y mostaza, o alguna vez lo ví así... en todo caso, esta me encanta!
    Un beso fea!:D

    ResponderEliminar
  29. Isabel, leyéndote me recordabas al pueblo de mi abuela en la montaña y como me gustaba ir..
    El plato me encanta y tengo que hacerlo tal cual como tu, te ha quedado riquísimo y unas fotos maravillosas
    Besinos
    El Toque de Belén

    ResponderEliminar
  30. Nunca he comido nada con romero, pero este plato lo tengo que probar, no puede salirme mal! ☺tus palabras me encantan,siempre me leo todas tus entradas hasta al final! Saludos!

    ResponderEliminar
  31. Me encanta el plato y lo tengo que hacer ,y soy una apasionada del romero ,pues le da un toque especial en las comidas .
    Besos buena semana !!

    ResponderEliminar
  32. Se me hace la boca agua, a estas horas!!! qué fotos tan apetecibles!!
    me alegro de estar de vuelta y encontrarme con recetas tan maravillosas!!!
    un besito y que pases una muy bonita semana!!
    natali

    ResponderEliminar
  33. Que rico, me acabas de dar una idea para la cena :). Gracias guapa!!!!

    ResponderEliminar
  34. Se me hace la boca agua! Una pinta increíble!
    Muchas gracias por la receta. Intentaré hacerla.
    ¡Nos leemos! :)

    ResponderEliminar
  35. Que buenooo!!!

    Visita y sigue mi blog si te gusta: AMissBeauty.blogspot.com Gracias! :)

    ResponderEliminar
  36. Hola guapisima!! menudo plato,estas salchichas tienen que estar de muerte y con esas fotazas que se salen de la pantalla me tienes babeando reina,y yo que soy patatera, estas las zamparia yo toditas jeje..Bess

    ResponderEliminar
  37. Que ricas las patatas nuevas y te quedaron deliciosas yo tengo una receta casi igual y doy fe que resultan muy ricas. Y del relato me encanta y me suena mucho. Bss. Feliz noche.

    ResponderEliminar
  38. Hola Isabel!!! este plato seguro que engancha a mis peques tiene casi que sus ingredientes favoritos salchichas y papas :) esas fotografías Isabel!! me enamora verlas, que lugar más bello donde vives y como escribes de él , se siente el amor en esas palabras :)
    Estás patatas las hago hoy mismo para la cena, estoy segura que a todos les van a gustar, gracias por la receta que hoy quedo como reina jajaja
    Besitos!!

    ResponderEliminar
  39. A meal that has some calories... but who can say no?!

    beautyfollower.blogspot.gr

    ResponderEliminar
  40. oh que delicia, me encantan las salchichas, rico rico

    ResponderEliminar

¡¡Gracias por la visita!! Me encantaría que me dejaras un mensaje y me comentes si te ha gustado la receta. Si tienes alguna duda, también me puedes escribir al siguiente correo rescalvo7@gmail.com
Por cierto, no participo en cadenas de premios, ¡¡gracias!!