miércoles, 25 de mayo de 2016

BIZCOCHO DE PLÁTANO Y RON



En una ocasión os conté que pertenecí a Cruz Roja durante muchos años, que primero empecé en Cruz Roja Juventud, y luego terminé en Cruz Roja Española. Pues bien, en aquella primera época, cuando yo recién me fui a vivir a Castilla La Mancha, decidimos hacer una recogida de material escolar para Cuba, era un material muy específico, pues para trasportar ese material, la Cruz Roja de Castilla La Mancha, iba a pagar un avión que trasportaría todo ese material, y el peso era restringido. Recuerdo que el material constaba de una libreta pequeña, una goma de borrar, un sacapuntas, una regla pequeña, un lápiz, y no recuerdo si llevaba algo más. Todo iba en una bolsa individualizada.





La campaña la hicimos por los colegios de la zona, y el éxito fue mayor del esperado, tanto, que la asamblea de Cuenca, a la que yo pertenecía, recogimos tanto, que al final fueron dos los aviones que llenamos con el material escolar. Además de hacer la campaña, también colaboré con varias bolsas, y como podíamos poner nuestro nombre y dirección, lo escribí en las mías.
Muchos meses después, no os podéis imaginar como me quedé, cuando un niño de nueve años llamado Albert, me escribió desde Cuba para darme las gracias de aquél material recibido. Él se pensaba que yo era una niña de otro colegio en España y quería cartearse conmigo. Poco después empecé a recibir más cartas, de otros dos niños y de una chica, Greidy, que estudiaba enfermería y que también había recibido aquél material. 


Empecé a contestarle a todos, pasó el tiempo, y con algunos de ellos siguió la relación. Aún conservo la foto de Greidy del día de su boda que me envió y que tanto le costó mandarme.
Pasó el tiempo y las cartas del otro lado dejé de recibirlas, pero un año después, volvieron las de Albert, hasta el día de hoy, con el que me sigo carteando, y desde hace poco, por correo electrónico, aunque lo disponen de forma limitada.
Ahora, Albert, es un chico de veintitantos años, profesor de informática, y un chico guapísimo del que he formado parte poco a poco de su vida, de sus estudios, de su servicio militar, de su primer trabajo... (todavía no me ha contado lo de las novias, je, je) y por ello, quiero dedicarle este bizcocho con ron, y como no, un ron dorado cubano. Para ti Albert y para toda tu familia (ahora que sé puedes leerme).



INGREDIENTES: 6 personas   DIFICULTAD: Fácil  PREPARACIÓN: 30 min  COCCIÓN: 30 min

-2 plátanos maduros
-el zumo de una lima
-125 gr de azúcar
-3 huevos
-30 gr de mantequilla 
-200 gr de harina
-1 sobre de levadura en polvo ( 15 gr)
-coco rallado
-mantequilla y azúcar para espolvorear
Para el almíbar:
-200 ml de agua
-2 cucharadas soperas de azúcar
-100 ml de ron dorado

1. Pelar los plátanos, trocear y poner en un bol junto con el zumo de la lima. Chafar con un tenedor. Reservar.



2. Poner en un bol amplio el azúcar junto con los huevos y batir preferiblemente con las varillas de una batidora eléctrica.



3. Incorporar la mantequilla fundida en el microondas y los plátanos machacados. Batir con la batidora hasta que quede bien integrado.



4. Precalentar el horno a 180º C. Incorporar a la crema anterior la harina mezclada con el sobre de levadura, tamizando poco a poco por encima. Mezclar esta vez con una espátula de madera.



5. Engrasar bien un molde redondo de unos 20 cm de diámetro con mantequilla. Espolvorear con bastante azúcar (casi unas dos cucharadas).



6. Verter la crema en él y hornear a 180º C con calor arriba y abajo entre 20-30 minutos. Pinchar en el centro con una brocheta para comprobar que está listo, si ésta sale limpia de restos de masa estará para retirar del horno.



7. Mientras el bizcocho se enfría, haremos el almíbar. Poner en un cazo el agua y el azúcar y dejar hervir a fuego suave durante 10 minutos.



8. Apagar el fuego y verter encima del almíbar el ron dorado. Remover y dejar reposar 10 minutos.



9. Volcar el bizcocho en una rejilla con un plato debajo y verter pon encima el almíbar de ron. Poner la mitad más o menos. Pasado un tiempo, volver a rociar el almíbar por el bizcocho. Consumir preferiblemente al día siguiente.



10. En el momento de servir espolvorear con coco rallado, ya sea natural o seco. Este bizcocho dura varios días jugoso, sólo tenéis que guardarlo envuelto en una bolsa de plástico o dentro de una lata bien tapado. 


NOTA: el ron dorado es mucho más suave que el ron blanco, así que para esta receta es mejor utilizar el ron dorado. 





54 comentarios:

  1. Hola Isabel! Es que eres todo corazón... solo hay que leerte en tus recetas para darnos cuenta de quien hay detrás de todas estas ricas recetas... Preciosa historia la que nos has contado hoy... Seguro que Albert le habrá hecho mucha ilusión leerte y de ver este pedazo de bizcocho que has hecho para él. Un beso y feliz semana corazón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola Elisa!! Muchísimas gracias por tus palabras. Yo también espero que le haga ilusión a Albert y a su familia. Besitos.

      Eliminar
  2. Me has emocionado Isabel. Estas "pequeñas cosas" son las que engrandecen a las personas. Ese material enviado fíjate lo que supuso para muchos niños y no tan niños.
    Qué bonito que sigas teniendo contacto con aquel niño que ahora ya es un hombre, pero más que él ahora pueda leer vuestra historia en tu precioso rincón que compartes cada miércoles con nosotros.
    Esta dedicatoria es muy dulce y seguro que le encanta. A mí me ha gustado mucho, la fusión del plátano, lima, coco, ron... En las fotos se percibe un bizcocho muuuuuy esponjoso y eso me gusta, lo que no me gusta tanto es que le hayas puesto 1 sobre de impulsor, ya sabes que mi paladar lo nota enseguida y se me pone áspera la boca. Si alguna vez lo pruebo, se me ocurre poner la mitad de levadura y puede que un poquito de bicarbonato ¿qué te parece?.
    Por cierto, las fotos preciosas; la primera me ha recordado a Hawai jiji.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola Sil!! Pues yo también estoy muy contenta de poder haber conocido a Albert y seguir perteneciendo a su vida. La primera vez que le escribí pensé que ya no querría seguir carteándose conmigo, pues le decepcionaría un montón que yo no fuera una niña de nueve años como él, ja, ja. Pero ya ves, a pesar de que yo era una reciente veinteañera, para él era mayor, pero aún así no le importó y aún hoy dura nuestra amistad.
      ¡¡Qué paladar tan fino tienes, Sil!! Te aseguro que ya puede tener cuatro sobres más de levadura química que ni lo noto, ja, ja. Los bizcochos, cuando llevan fruta, son un poco más mazacotes, por lo que le he tenido que poner más levadura, a mi me resulta, y queda muy esponjoso, y con el ron lo hace aún más jugoso. Tu solución me parece fantástica, parte de bicarbonato, y parte de impulsor. Ya sabes que si no tiene demasiada fuerza para subir, todo el bizcocho se viene abajo una vez fuera del horno. De esta manera, te quedará subido tanto dentro del horno como una vez frío.
      Gracias por lo de las fotos, yo pretendía que diera un aire a Cuba y no ha Hawai, ja, ja, un día tendré que aceptar la invitación de Albert para conocer Cuba y así acertar un poco más en la ambientación para las fotos, ja, ja. Besitos y miles de gracias.

      Eliminar
    2. jajaja!!, lo siento pero es que me ha recordado a las típicas Hawaianas con la corona de flores colgada del cuello jajajaja.
      Albert es una persona increíble, como bien dices, cuando lo conociste era un niño de 9 años y fíjate qué valores tenía, pese a las circunstancias.
      Referente al impulso, es un rollo (por no decirte otra cosa), más que un rollo un problema, a mi amiga Claudia le ocurre lo mismo, enseguida notamos el impulsor y es muy desagradable.
      Si lo hago tendré en cuenta tus consejos.
      Un besito y feliz tarde.

      Eliminar
  3. Hola preciosa!!
    Seguro que Albert te ha leído con una enorme sonrisa de oreja a oreja y le habrá hecho una gran ilusión que le hayas dedicado esta entrada. Tanto o más que el bizcocho si pudiera comerse un trocito. A mi desde luego me encantaría, se ve esponjoso, tierno y el toque del zumo lima me gustado muchísimo. Muy rico cielo, se come con los ojines del aspecto tan maravilloso que tiene.

    Besines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Gracias Merchi!! Yo también espero que le guste a Albert. El bizcocho me quedó super esponjoso, y no sabe mucho a lima, ni tampoco en exceso a ron, pero tiene un maridaje perfecto y queda para repetir. Seguro que lo haré más veces. Besitos.

      Eliminar
  4. Hola Isabel, que bonita historia nos has contado, eres una persona espectacular, lo demuestras en tus comentarios y también en tus acciones. Que bien que sigas la relación, eso es muy bonito. Además el bizcocho que nos has preparado es de 10, este también me lo guardo, pues los bizcochos bañados me encantan, y si encima llevan coco aún me gustan más. Besos y abrazos guapetona!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Muchas gracias Cari!! El mérito de esta relación de amistad, sin duda, se la debo a Albert, pues es el que siempre la ha llevado hacia adelante, aún pasando el tiempo y no recibiendo carta mía, él siempre ha insistido hasta que recibía de nuevo carta desde España, pues sé la ilusión que siempre la ha hecho.
      El bizcocho está riquísimo, ya verás como os va a gustar. ¡¡Muchísimas gracias, Cari!! Besitos.

      Eliminar
  5. Umm se ve delicioso que buena textura!!besos

    ResponderEliminar
  6. He visto tu bizcocho en pinterest y corriendo he venido a ver la receta.
    Se me han puesto los pelos de pinta a leer tu entrada, que bonita es eso de dar pero recibir en circustancias como los de esos niños aún tienen mucho más valor y que bonito el poder ver que con los años avanzan y son gente de provecho como el caso de Albert por cierto todo no te lo va a contar jeje en tema de novias.
    Eres una bellísima persona desde que te conozco tengo esa imagen de tu y con lo que ahora nos has contado lo coraboras.
    Bueno supongo que le encantará ver como le dedicas tu receta a Albert como me ha encantado a mi, la tengo que probar y pronto.
    Mil besos preciosa

    ResponderEliminar
  7. He visto tu bizcocho en pinterest y corriendo he venido a ver la receta.
    Se me han puesto los pelos de pinta a leer tu entrada, que bonita es eso de dar pero recibir en circustancias como los de esos niños aún tienen mucho más valor y que bonito el poder ver que con los años avanzan y son gente de provecho como el caso de Albert por cierto todo no te lo va a contar jeje en tema de novias.
    Eres una bellísima persona desde que te conozco tengo esa imagen de tu y con lo que ahora nos has contado lo coraboras.
    Bueno supongo que le encantará ver como le dedicas tu receta a Albert como me ha encantado a mi, la tengo que probar y pronto.
    Mil besos preciosa

    ResponderEliminar
  8. Me has emocionado con tu entrada.
    Y el bizcocho de platano esta riquisimo y mas con el ron.

    ResponderEliminar
  9. El bizcocho me encanta y lo que más el cariño con el que está hecho, seguro que Albert cuando lo vea le dará la misma alegría que si se lo comiera porque sabe que se lo has cocinado a él y a otros muchos como él. Cuando las cosas se hacen pensando en la felicidad de los demás, sientan mucho mejor y están más ricas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Qué historia más bonita la que nos cuentas de tu colaboración con la Cruz Roja y la historia de Albert y los demás chicos, es loable por tu parte Isabel . Siempre es una gran oportunidad de aprender y sacar lecciones maravillosas, cuando podemos contribuir a hacer la vida un poco más feliz a los demás. Con este bizcocho, esta tarde, también nos haces felices a nosotros, querida. Tiene un aspecto increíble y me imagino que el olor y el sabor, por ese ron tan especial cubano, deben ser para morirse.... Me reservo tu receta pues me encantaría probarlo y con ese coco rallado natural por encima... es que no puedo evitar querer comer un trozo ya! Besos guapa, como siempre un placer merendar contigo los miércoles!

    ResponderEliminar
  11. Con emoción leo tu entrada..no en vano soy hija de cubana. Formidable gente! Tu bizcocho es genial y tiene que estar bien rico, suelo usar mucho el ron para postres hacen buena combinación así que me lo apunto para este finde, Un besazo Isabel.

    ResponderEliminar
  12. Hola Isa, una historia prreciosa. Es maravilloso recibir cariño tan desinteresadamente de alguien a quien aportaste una ayuda para mejorar su vida. El bizcocho es una delicia, y mira que a mi antes solo me gustaba el platano6al natural, no cocinado, pero desde que lo metí en un flan estas navidades le he cogido gusto a cocinar con el, así que tendré que probar este bizcocho, como casi todo lo que haces! Besos!!

    ResponderEliminar
  13. Hola Isa, una historia prreciosa. Es maravilloso recibir cariño tan desinteresadamente de alguien a quien aportaste una ayuda para mejorar su vida. El bizcocho es una delicia, y mira que a mi antes solo me gustaba el platano6al natural, no cocinado, pero desde que lo metí en un flan estas navidades le he cogido gusto a cocinar con el, así que tendré que probar este bizcocho, como casi todo lo que haces! Besos!!

    ResponderEliminar
  14. Holaa Isabel!!!!!
    Que bonita entrada!!!!!
    Y que maravilla que aún mantengas la relación!!!
    Nosotros fuimos padrinos de dos niños, pero cuando acabaron sus estudios no volvimos a saber nada y a veces pienso qué habrá sido dd sus vidas...
    Este fantástico bizcocho y la dedicatoria seguro que les encanta a Albert y a su familia y al resto nos has dejado con la boca hecha agua y con unas ganas tremendas de incarle el diente a esta dulce delicia.
    Un besazo muyyyyy cariñoso!!!!

    ResponderEliminar
  15. Qué bonita historia! poner tanto cariño en todo lo que haces es sensacional, Isabel. Me imagino la ilusión con la que colaboraste en la Cruz Roja y con la que recibieron el material los niños de allí. El seguir manteniendo la amistad a lo largo de los años es precioso, seguro que Albert disfruta muchísimo de esta entrada con tu bizcocho tan rico dedicado a él y su familia. Me encantan los bizcochos con almíbar, el ron le dará un sabor buenísimo!!
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Deliciosa y antojadiza tu receta!
    Ahora la hago!
    Besos♥

    ResponderEliminar
  17. Has preparado un bizcocho borrachín, delicioso y muy bonito. Me gusta como lo has decorado, muy delicado y primaveral. ¡Y cómo no! tu historia aparejada, es algo que conmueve y que hace que nos sintamos bien, más aún cuando esa amistad perdura con el tiempo, ese chico es agradecido, una cualidad que hoy día no existe. Guárdame un trocillo ¡anda! no lo gastes. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  18. Hola Isabel. Un preámbulo muy emotivo el que has puesto en esta entrada. Lo que refieres demuestra a las claras que quién es más agradecido es el que menos tiene. Es muy posible que cuando esos niños recibieran esos artículos, aquí sin apenas valor, ellos lo consideraran como un magnífico regalo y es que donde no hay cualquier cosa que se reciba parece el mejor regalo del mundo. Por lo que veo sigues recibiendo correspondencia de algunos de los que por entonces recibieron ese detalle, no es de extrañar porque nadie duda de que eres todo corazón y aunque ellos se encuentren lejos intuyen la maravillosa persona que eres. Y para corroborarlo has tenido el detalle de dedicarle este delicioso bizcocho al chico que a pesar del tiempo transcurrido sigue en contacto contigo. Tu le devuelves el agradecimiento con lo mejor que sabes hacer y en donde has puesto todo el cariño que rebosa tu corazón, de bien nacidos es ser agradecido y tu lo has hecho doblemente, primero con aquella colaboración y ahora con el detalle de dedicarle este sensacional bizcocho que no dudo de que si él pudiera probarlo te diría que es lo mejor que ha probado en su vida.
    Isabel, un bizcocho exquisito y que me guardo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Una entrada muy bonita, me encanto tu historia, tu bizcocho
    también me encanta tiene pinta de estar muy bueno.
    Besos

    ResponderEliminar
  20. Vaya historia tan sorprendente!! Parece mentira que con un gesto tan simple como cuaderno y un lápiz podamos hacer felices a los niños de otra parte del mundo. Me parece una idea magnífica que le dediques este bizcocho a tu amigo cubano, seguro que lo disfruta con placer ;)
    Besos, Ángela

    ResponderEliminar
  21. Mmmm nice cake!

    http://beautyfollower.blogspot.gr/

    ResponderEliminar
  22. Menuda historia nos cuentas Isabel, me has dejado alucinada,que labor tan bien hecha y ahora los resultados a estas alturas siguen estando ahí,que gratificante, el bizcocho maravilloso y me llevo un cachin para tomar en honor a Albert y ati por ser como eres, un bellezón de persona....Bess

    ResponderEliminar
  23. Hola Isabel!! Qué bonito seguir casteándote durante tantos años... Es una historia preciosa, tan preciosa como el bizcocho que le dedicas a Albert, seguro que le gustará mucho porque además de tener muy buena mano lo haces con cariño. Besos.

    ResponderEliminar
  24. Hola Isabel , me has emocionado, qué relación tan bonita!! Son las cosas que nos engrandecen en la vida, las que nos dan más alegrías y las que al final nos hacen más felices. Las más sencillas son las que permanecen en nuestro recuerdo. No habrá mejor regalo para tu amigo que este bizcocho, que aunque no lo pruebe seguro que sabe que lleva todo tu cariño, es lo importante!! Un beso preciosa!!

    ResponderEliminar
  25. Isabel, ojalá Albert lea esto sin problemas y pueda comentar, y nosotr@s aquí deseándole todo lo mejor, con o sin novia, jejeje...
    Qué bonita experiemcai, y que buena recompensa poder tener de vez en cuando una misiva de este chico, al que en su día he viste muy feliz. Ya solo te queda poder ir a Cuba y así completar tu misión.
    Y del bizcocho, solo decirte que me parece perfecto t precioso, seguro que hoy Albert ha soñado de felicidad y satisfacción por conocerte aunque sea con un océano entero por medio.
    Besos y gracias por compartir con tod@s algo tan intimo y personal. ¡Feliz noche guapísima!

    ResponderEliminar
  26. Hola Isabel, las ideas y la solidaridad mueven el mundo. Gracias por compartir con nosotr@s una etapa de tu vida, donde dedicabas parte de tu tiempo a los demás. Salir de nosotros mismos, compartir parte de lo que somos y tenemos, nos ayuda a ser mejores personas, que alcanzan momentos gratificantes de felicidad. El bizcocho genial, impregnado con toques tropicales, toda una delicia para disfrutar. Muchos bsteeeeesss.

    ResponderEliminar
  27. Hola Isabel! Me ha encantado tu historia y la dedicatoria es preciosa!! Este bizcocho debe tener un sabor espectacular. Qué suerte ha tenido Albert al haberte conocido. Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
  28. Isabel que presentación tan estupenda!!
    Recuerda que los plátanos hacen la alternativa al huevo en el dulce, por si alguna vez los quieres quitar, por necesidad o porque sí ;-)))
    Un saludito

    ResponderEliminar
  29. Hola Isabel me encanta la entrada es preciosos poder seguir recibiendo cartas después de tanto tiempo el sabor del bizcocho tiene que estar delicioso con el ron pero la foto primera me a enamorado jejejjej me encanta bssssss

    ResponderEliminar
  30. Qué bueno el bizcocho y qué bonita la historia, me ha emocionado mucho. Debe haber sido muy emotivo recibir esas cartas. Espero que Albert pueda ver esta entrada.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  31. Ay Isabel, ¡este es un post hermoso!
    Recuerdo perfectamente cuando nos contaste que estuviste en la Cruz Roja.¡Qué increíble! recibir estas cartas y seguir el contacto con Albert después de tanto tiempo. Eres una chica linda por dentro y por fuera. Me da un enorme gusto poder haberte encontrado. Y este pastel para Albert te ha quedado de lo más delicioso y precioso. ¡Es perfecto! ¡Muchas felicidades Isabel!
    ¡Te mando un besote!

    ResponderEliminar
  32. Madre mía, me he emocionado mucho. El bizcocho dulce como la historia que has contado. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. Que bonito y que emoción debiste sentir al recibir todas esas cartas de agradecimiento.
    Por otro lado, el bizcocho tiene una pintaza!!! QUe pena que esté a dieta, pero la receta me la guardo para cuando me aburra de ella.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  34. Hola Isabel!!el bizcocho una delicia que espero que Albert disfrute virtualmente,pero la historia ...maravillosa
    son esas cosas que siempre recuerdas con cariño,sobre todo si mantienes el contacto
    Besitos

    ResponderEliminar
  35. Hola Isabel que maravilla poder ayudar asi a la gente y encima poder hacerte amiga de ellos enhorabuena porque no es nada fácil , enhorabuena tambien por este marailloso y rico bizcocho que haran las delicias de quien lo tome.
    besos crisylaura.

    ResponderEliminar
  36. Hola Isabel que historias tan bonitas tienes, es tan dulce lo que cuentas que me he quedado sin palabras, algo tan básico como unos lápices, goma y libreta que aquí no le damos importancia y que haya lugares en que sea tan necesario te rompe el corazón, que bonito que aún te cartees con alguno y estoy segura de que a Albert le gustara tanto la receta como me gusta a mi, me la llevo a mis pendientes y cuando lo haga pensare en ese chaval y lo feliz que será hoy, o cuando pueda ver la receta.
    Un besito enorme guapísima y feliz semana.

    ResponderEliminar
  37. Hola!
    No se me hubiera ocurrido esta combinación tan peculiar, se me hace curiosa esa fusión de sabores.
    Eso si, tiene muy buena pinta este bizcocho.
    Gracias por compartir la receta con nosotros.
    Besos

    ResponderEliminar
  38. Estoy convencido que Albert tiene en tí el mejor regalo que alguien pudiera desear, tu amistad e interés que no decae después de tanto años, aunque por supuesto no hay que dejar de lado este delicioso bizcocho tan lleno de sabor para endulzar esa bonita amistad, muy buena combinación para lograr un sabor que intuyo irresistible.
    Un abrazo y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  39. Amiga mía, hoy has logrado emocionarme con las letras que preceden a tu receta.
    Soy de las que digo que haz el bien y no mires a quién, pero cuando compruebas que, en algunas personas, hay una respuesta de agradecimiento, es entonces cuando te das cuenta que todavía quedan buenos corazones que saber valorar un gesto de amor y solidaridad.
    Albert tiene que ser una persona maravillosa, hoy se sentirá feliz cuando vea el rico bizcocho que le dedicas.
    Para los dos y también para todos aquellos que saben decir gracias, os dejo abrazos y cariños para compartir.
    kasioles

    ResponderEliminar
  40. Hola Isabel, tengo los ojos empapados... Me has tocado la fibra con los niños! Fue un proyecto de lo más bonito al que participaste y recibir luego el agradecimiento de estos niños habrá sido un torbellino de emociones para tí... Qué lindos!
    Luego también me has vuelto a tocar la fibra pero la de la gula jeje!! Este bizcocho tiene una pinta deliciosa, va a caer en breve porque me encantan los plátanos! Y me lo comeré pensando en Albert :). Un besito Isabel!!

    ResponderEliminar
  41. Hola! Acabo de descubrir tu blog y te voy a seguir, porque me encantan los de comida :) De todos modos, esta tarta no me gusta... Un abrazo!

    ResponderEliminar
  42. pero que delicioso, me gusta el platano y el ron, asi que me anoto esta receta, ñam ñam

    ResponderEliminar
  43. Una bonita historia.... y un delicioso bizcocho... Yo, si lleva coco, me voy de cabeza :)
    besos

    ResponderEliminar
  44. Hola guapísima !!!!
    Me llego a perder esta entrada, y me tiro de los pelos hasta quedarme calva jajaja
    Oye, pues qué me has emocionado de una manera . . . que todavía tengo los pelillos de punta,desde la espalda me empezó el cosquilleo y siguió hacia arriba, todavía me dura y no estoy esagerando nada, nadita, nada.
    No te conocería en la entrada que mencionaste lo de la Cruz Roja porque me hubiera acordado. y mira lo que son las cosas, todos sabemos la buena labor que hacen pero no había necesitado nada de ellos hasta hace unas semanas. Y me atendieron tan bien, con tanto cariño y me facilitaron de forma tan rápida la ayuda que necesitaba para mi madre, que no dejo de pensar en el bien que hacen a tantas personas a diario.
    Me alegro que sigas con esa relación tan bonita con Albert, y que dure mucho tiempo. Estas cosas llenan el corazón, vaya que si.
    Del bizcocho te puedo decir, que me lo comería entero y sin remordimientos jajaja, me ha encantado.
    Besotes gordos mi niña, feliz semana . . . y no me tengas en cuenta la tardanza, que voy ultimamente con la lengua fuera a todas partes.

    ResponderEliminar
  45. Ui ron no, pero tiene una pinta... Que madre mía

    ResponderEliminar
  46. Isabel, por una vez tengo que decirte que casi me gusta más la história que el bizcocho. Me emociona y me hace creer en la humanidad ver como hay gente que dedica su tiempo gratuitamente a ayudar a quien lo necesita más que nosotros, y aun más ver que esa gente responde! Tuve la suerte de pasar por una cosa parecida, con un chico africano, y hoy día todavía recibo algún mensaje suyo, cuando el tiene acceso a internet o a algún otro medio.
    Me alegro mucho por ti, imagino la satisfacción que tiene que ser recibir esas cartas! A parte de eso, tiene buenísima pinta y tan tropical seguro que es una pasada!
    Un beso guapa!

    ResponderEliminar
  47. Caramba!! que bonito tu bizcocho, me encanta ya solo de pensar en los sabores que has combinado y viendo la presentación es muy muy bonito, Lo es mas por la historia que nos explicas de lazos tendidos en el tiempo y la distancia, lazos que perduran y quedan en relaciones sinceras de amor y cariño. Gracias guapa!! un beso ;)

    ResponderEliminar
  48. Que bizcocho más rico. Aunque no soy mucho de ron seguro que con el plátano está riquísimo.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar

¡¡Gracias por la visita!! Me encantaría que me dejaras un mensaje y me comentes si te ha gustado la receta. Si tienes alguna duda, también me puedes escribir al siguiente correo rescalvo7@gmail.com
Por cierto, no participo en cadenas de premios, ¡¡gracias!!